Catequesis de Benedicto XVI – Arte y Oraci贸n

Arte y Oraci贸n  馃攰 Formato Audio - Catequesis de Benedicto XVI

Arte y Oraci贸n

Arte y Oraci贸n

Catequesis de Benedicto XVI - Arte y Oraci贸n

Plaza de la Libertad de Castelgandolfo
Mi茅rcoles 31 de agosto de 2011

Queridos hermanos y hermanas:

Durante este per铆odo, m谩s de una vez he llamado la atenci贸n sobre la necesidad que tiene todo cristiano de encontrar tiempo para Dios, para la oraci贸n, en medio de las numerosas ocupaciones de nuestras jornadas. El Se帽or mismo nos ofrece muchas ocasiones para que nos acordemos de 茅l. Hoy quiero reflexionar brevemente sobre uno de estos canales que pueden llevarnos a Dios y ser tambi茅n una ayuda en el encuentro con 茅l: es la v铆a de las expresiones art铆sticas, parte de la 芦via pulchritudinis禄 鈥斅玪a v铆a de la belleza禄鈥 de la cual he hablado en otras ocasiones y que el hombre de hoy deber铆a recuperar en su significado m谩s profundo.

Tal vez os ha sucedido alguna vez ante una escultura, un cuadro, algunos versos de una poes铆a o un fragmento musical, experimentar una profunda emoci贸n, una sensaci贸n de alegr铆a, es decir, de percibir claramente que ante vosotros no hab铆a s贸lo materia, un trozo de m谩rmol o de bronce, una tela pintada, un conjunto de letras o un c煤mulo de sonidos, sino algo m谩s grande, algo que 芦habla禄, capaz de tocar el coraz贸n, de comunicar un mensaje, de elevar el alma. Una obra de arte es fruto de la capacidad creativa del ser humano, que se cuestiona ante la realidad visible, busca descubrir su sentido profundo y comunicarlo a trav茅s del lenguaje de las formas, de los colores, de los sonidos. El arte es capaz de expresar y hacer visible la necesidad del hombre de ir m谩s all谩 de lo que se ve, manifiesta la sed y la b煤squeda de infinito. M谩s a煤n, es como una puerta abierta hacia el infinito, hacia una belleza y una verdad que van m谩s all谩 de lo cotidiano. Una obra de arte puede abrir los ojos de la mente y del coraz贸n, impuls谩ndonos hacia lo alto.

Pero hay expresiones art铆sticas que son aut茅nticos caminos hacia Dios, la Belleza suprema; m谩s a煤n, son una ayuda para crecer en la relaci贸n con 茅l, en la oraci贸n. Se trata de las obras que nacen de la fe y que expresan la fe. Podemos encontrar un ejemplo cuando visitamos una catedral g贸tica: quedamos arrebatados por las l铆neas verticales que se recortan hacia el cielo y atraen hacia lo alto nuestra mirada y nuestro esp铆ritu, mientras al mismo tiempo nos sentimos peque帽os, pero con deseos de plenitud鈥 O cuando entramos en una iglesia rom谩nica: se nos invita de forma espont谩nea al recogimiento y a la oraci贸n. Percibimos que en estos espl茅ndidos edificios est谩 de alg煤n modo encerrada la fe de generaciones. O tambi茅n, cuando escuchamos un fragmento de m煤sica sacra que hace vibrar las cuerdas de nuestro coraz贸n, nuestro esp铆ritu se ve como dilatado y ayudado para dirigirse a Dios. Vuelve a mi mente un concierto de piezas musicales de Johann Sebastian Bach, en Munich, dirigido por Leonard Bernstein. Al concluir el 煤ltimo fragmento, en una de las Cantatas, sent铆, no por razonamiento, sino en lo m谩s profundo del coraz贸n, que lo que hab铆a escuchado me hab铆a transmitido verdad, verdad del sumo compositor, y me impulsaba a dar gracias a Dios. Junto a m铆 estaba el obispo luterano de Munich y espont谩neamente le dije: 芦Escuchando esto se comprende: es verdad; es verdadera la fe tan fuerte, y la belleza que expresa irresistiblemente la presencia de la verdad de Dios禄. 隆Cu谩ntas veces cuadros o frescos, fruto de la fe del artista, en sus formas, en sus colores, en su luz, nos impulsan a dirigir el pensamiento a Dios y aumentan en nosotros el deseo de beber en la fuente de toda belleza! Es profundamente verdadero lo que escribi贸 un gran artista, Marc Chagall: que durante siglos los pintores mojaron su pincel en el alfabeto colorido de la Biblia. 隆Cu谩ntas veces entonces las expresiones art铆sticas pueden ser ocasiones para que nos acordemos de Dios, para ayudar a nuestra oraci贸n o tambi茅n a la conversi贸n del coraz贸n! Paul Claudel, famoso poeta, dramaturgo y diplom谩tico franc茅s, en la bas铆lica de 芦Notre Dame禄 de Par铆s, en 1886, precisamente escuchando el canto del Magn铆ficat durante la Misa de Navidad, percibi贸 la presencia de Dios. No hab铆a entrado en la iglesia por motivos de fe; hab铆a entrado precisamente para buscar argumentos contra los cristianos, y, en cambio, la gracia de Dios obr贸 en su coraz贸n.Queridos amigos, os invito a redescubrir la importancia de este camino tambi茅n para la oraci贸n, para nuestra relaci贸n viva con Dios. Las ciudades y los pueblos en todo el mundo contienen tesoros de arte que expresan la fe y nos remiten a la relaci贸n con Dios. Por eso, la visita a los lugares de arte no ha de ser s贸lo ocasi贸n de enriquecimiento cultural 鈥攖ambi茅n esto鈥, sino sobre todo un momento de gracia, de est铆mulo para reforzar nuestra relaci贸n y nuestro di谩logo con el Se帽or, para detenerse a contemplar 鈥攅n el paso de la simple realidad exterior a la realidad m谩s profunda que significa鈥 el rayo de belleza que nos toca, que casi nos 芦hiere禄 en lo profundo y nos invita a elevarnos hacia Dios. Termino con la oraci贸n de un Salmo, el Salmo 27: 芦Una cosa pido al Se帽or, eso buscar茅: habitar en la casa del Se帽or por los d铆as de mi vida; gozar de la dulzura del Se帽or, contemplando su templo禄 (v. 4). Esperamos que el Se帽or nos ayude a contemplar su belleza, tanto en la naturaleza como en las obras de arte, a fin de ser tocados por la luz de su rostro, para que tambi茅n nosotros podamos ser luz para nuestro pr贸jimo. Gracias.


Saludos

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua espa帽ola, en particular a los universitarios de la Arquidi贸cesis de Rosario, a los grupos venidos de Santiago de Chile, as铆 como a los dem谩s fieles provenientes de Espa帽a, Guatemala, Argentina y otros pa铆ses latinoamericanos. Invito a todos a llegar a Dios, Belleza suma, a trav茅s de la contemplaci贸n de las obras de arte. Que 茅stas no s贸lo sirvan para incrementar la cultura, sino tambi茅n para promover el di谩logo con el Creador de todo bien. Que el Se帽or siempre os acompa帽e.

[聽Alem谩n聽聽–聽Croata聽聽–聽Espa帽ol聽聽–聽Franc茅s聽聽–聽Ingl茅s聽聽–聽Italiano聽聽–聽Portugu茅s聽]


脥ndice Catequesis de Benedicto XVI

1 Es necesario aprender a rezar
2 Oraci贸n y sentido religioso
3 La oraci贸n seg煤n el patriarca Abraham
4 La noche del Yaboq
5 La intercesi贸n de Mois茅s por su pueblo
6 El铆as
7 El pueblo de Dios que reza los Salmos
8 La lectura de la Biblia, alimento del esp铆ritu
9 El oasis-el silencio del esp铆ritu
10 La Meditaci贸n, el modelo de Mar铆a
11 Arte y Oraci贸n
12 Orar con el Salmo 3
13 Dios m铆o, Dios m铆o, 驴por qu茅 me has abandonado?. Salmo 22
14 El Se帽or es mi pastor: nada me falta. Salmo 23
15 La alegr铆a del pueblo. Salmo 126
16 El 'Gran Hallel'. Salmo 136
17 La escucha de la Palabra. Salmo 119
18 Cristo como Rey, Salmo 110
19 La oraci贸n de Jes煤s
20 La oraci贸n de Jes煤s - el himno de j煤bilo mesi谩nico
21 La oraci贸n de Jes煤s en la resurrecci贸n de L谩zaro
22 La oraci贸n en la Sagrada Familia
23 La oraci贸n de Jes煤s en la 煤ltima cena
24 Oraci贸n por la unidad de los cristianos
25 La oraci贸n de Jes煤s en la "hora" de su elevaci贸n y glorificaci贸n
26 La oraci贸n de Jes煤s en Getseman铆
27 La oraci贸n de Jes煤s en la Cruz
28 El silencio de Jes煤s
29 La oraci贸n de Mar铆a
30 El 'peque帽o' Pentecost茅s. Oraci贸n en Hechos de los Ap贸stoles
31 La oraci贸n va unida a la caridad. Oraci贸n en Hechos de los Ap贸stoles
32 Testimonio y oraci贸n del primer m谩rtir de la Iglesia, San Esteban
33 La oraci贸n de la Iglesia por la liberaci贸n de San Pedro
34 La oraci贸n en las cartas de San Pablo
35 '隆Abb谩!', Padre en las cartas de San Pablo
36 El 's铆' fiel de Dios y el 'am茅n' confiado de los creyentes
37 La experiencia personal de Pablo en la oraci贸n
38 El himno de bendici贸n de la Carta a los Efesios
39 El himno cristol贸gico de Filipenses
40 La oraci贸n en San Alfonso Mar铆a de Ligorio
41 La oraci贸n en San Juan Bautista
42 La oraci贸n en el libro del Apocalipsis
43 La oraci贸n en la segunda parte del Apocalipsis
44 La liturgia, Escuela de Oraci贸n
45 La oraci贸n en la liturgia de la Iglesia

Benedicto XVI, de nombre secular Joseph Aloisius Ratzinger 鈥 fue el 265.潞 papa de la Iglesia cat贸lica鈥 y el s茅ptimo soberano de la Ciudad del Vaticano, desde el 19 de abril de 2005 hasta su renuncia el 28 de febrero de 2013.

El Catecismo de la Iglesia cat贸lica, o catecismo universal, cuya versi贸n oficial fue publicada en lat铆n en 1997 contiene la exposici贸n de la fe, doctrina y moral de la Iglesia cat贸lica, atestiguadas o iluminadas por la Sagrada Escritura, la Tradici贸n apost贸lica y el Magisterio eclesi谩stico.

error: Content is protected !!